Posteado por: charradetas | enero 1, 2011

De cuando se fumaba …

Eran ya las doce y llegaba el momento en el que el abuelo se empezaba a arrepentir de haber prometido quedarse al cuidado de su nieto Jacobo. Siempre pasaba lo mismo a la hora de acostarle. El chico estaba viendo una película antigua en la sala de holovision, una de esas películas que antes se pasaban con videos y habían transformado a tridimensionales.

– Venga Jacobo, a dormir . Ponte el casco de sueño y a la cama !.

– No me gusta dormirme con ese maldito casco , y ademas es pronto aún.

Lo cierto es que el casco es un invento relativamente reciente y todavía no esta muy perfeccionado, y es algo incómodo hasta que te acostumbras a las ondas que producen el sueño, pero el chico no se va a dormir de otra forma… – Pensó el abuelo.

– Abuelo, que es eso que lleva ese hombre en la boca ?.

En la habitación se proyectaba la figura de Bogart fumando un cigarrillo.

– Se llamaba cigarrillo, era una algo así como un papel con una especie de hierbas dentro que al quemarlo sacaba humo. A eso le decían fumar.

– Y a que sabía eso ?.

– En realidad me parece que no sabía a nada, o por lo menos eso me dijo mi abuelo que lo había probado, pero parece ser que a las personas que fumaban se les trataba de otro modo, era una rebeldía contra la sociedad, una forma de destacar, de sentirse importante.

– Tu lo has probado ?.

– No, yo no. Mi bisabuelo creo que era fumador, pero lo dejó porque era malo para la salud.

– Que tontería !. Si era malo, porque lo hacían ?.

– No estoy seguro. Venga, ahora a dormir.

– No,no. Cuéntame cosas de los fumadores.

– Esta bien, si vamos a la cama te contaré allí porque la gente dejó de fumar.

El chico obedeció ya que desconocía el viejo truco de contar un cuento para dormir. El abuelo, de todas formas estaba encantado de poder contarle cosas a un nieto tan interesado por el pasado como Jacobo. Ninguno de sus otros nietos quería escuchar sus ‘ batallitas ‘.

Una vez el chico en la cama y el abuelo sentado en su regazo, empezó la historia :

– Erase una vez un mundo en el que mucha gente fumaba. Los que más lo hacían llegaban a encontrarse mal, tosían a menudo, respiraban mal e incluso algunos llegaban a morir de cáncer de pulmón.

– Y porque no se vacunaban ?.

– En aquellos tiempos aún no se conocía la vacuna contra el cáncer. Todo esto ocurrió cuando tu tatarabuelo era joven….. Bueno como te contaba, los médicos , científicos y políticos habían hecho lo imposible para hacer dejar de fumar a la gente, siempre sin resultado. Se les prohibía el acceso a lugares públicos y a muchos de los privados, pero seguían fumando en sus casas o en la calle.

Entonces surgió de la nada un aumento muy grande de la telepatía. Los científicos estaban estudiando el cerebro más que nunca y estaban asombrados ante la cantidad de casos de gente que tenía la facultad de leer el pensamiento a los otros. Pero esto no ocurría siempre con las mismas personas, sino que un día uno podía leerle el pensamiento a otro y al día siguiente no. Tras hacer multitud de pruebas, hasta llegar casi a desesperarse, casualmente se dieron cuenta de que siempre que se leía una mente se trataba de un fumador. Algo había en los fumadores que posibilitaba que otros supieran sus mas profundos pensamientos.

– ¡ Que chulo !, ¿ Se podía leer la mente de los fumadores ? -.

– No siempre. Resultó ser la mezcla de la vitamina X , que se había descubierto hacía pocos años, con pequeñas moléculas de nicotina que salían con el humo de los fumadores -.

– ¿ Cual es la vitamina X ? -. Preguntó el chico abrazándose a la almohada .

– Realmente no era una vitamina, pero se la llamaba así porque se tomaba como tal. Fué creada en laboratorio, y permitía que nuestro cuerpo sobreviviese a la contaminación que había en el aire. Ahora ya no es necesaria puesto que ya no hay contaminación -.

– ¿ Entonces, como se hacía lo de leer mentes ? -.

– Cuando alguien tomaba la vitamina, durante unas horas su cerebro quedaba en disposición de captar ideas procedentes de la persona que expulsaba el humo al fumar. Esto trajo unas consecuencias muy graves para los fumadores, ya que perdían toda su intimidad. Hasta entonces habían soportado todo tipo de prohibiciones por parte de los gobiernos y de los no fumadores en general, pero esto fué excesivo. Al principio seguían fumando con cuidado de no hacerlo nunca delante de personas que no debían conocer sus ideas, pero en seguida fue imposible su existencia. Hubo muchas decepciones, amigos enfadados, parejas desengañadas, matrimonios rotos, porque nunca se dice todo lo que se piensa, y cuando no se podían ocultar una mentira, por pequeña que fuera esta, se les hacía imposible vivir pensando que en cualquier momento se iban a delatar -.

Jacobo estaba tumbado sobre la almohada y aunque aún tenía los ojos abiertos, sólo escuchaba la rasgada voz de su abuelo sin decir palabra.

– Aunque mucha gente dejó de fumar no se solucionaron todos los problemas. Tenían una herramienta infalible para saber si la gente mentía. En los juicios se hizo obligatorio lo que llamaban ‘ la prueba del cigarrillo ‘ con lo que ningún criminal podía escapar a la justicia; esto puede parecer bueno pero a la larga no lo fue, ya que la prueba era hecha a un gran numero de personas, entre ellos políticos, jueces, empresarios, y todo el mundo tenía algo oscuro que ocultar cosas que podían ir desde una declaración de hacienda mal hecha hasta asuntos de secretos de estado que quedaban al aire. Llegaron las acusaciones y los problemas entre países que siempre han tenido diferencias y estallaron las guerras. Un prisionero capturado significaba saber con certeza gran numero de acciones del enemigo con lo que la guerra se encarnizaba cada vez mas. Cuando naciones unidas incluyó entre los derechos humanos la prohibición de obligar a fumar a una persona ya fue demasiado tarde. Las armas nucleares empezaron a funcionar y con ello el holocausto mundial … -.

Al ver al chico profundamente dormido, el abuelo acabó la frase en voz baja:

– Aquel planeta de donde venimos todos se llamaba Tierra y quedó sin vida. Ahora los descendientes de la colonia de Alfa Centauro que vivimos extendidos por la galaxia sabemos que el peor enemigo del hombre son nuestros propios pensamientos…. -.

– Y colorín colorado este cuento se ha acabado -.

Con cierta confusión en sus cabeza y sintiendo una gran nostalgia por aquel planeta, se levantó de la cama, apagó la luz y cerró la puerta.

Anuncios

Responses

  1.  

  2. Charradetas metiendo cuentos antiguos en los momentos que esta de moda hablar del tabaco.

  3. Efectivamente, es una reposición. Eso significa que eres buen lector mio y que te acuerdas… o era por tacharme de vago ?

  4. Muy interesante la aportación de karlitópolis.

    • Es que estaba escribiendo cuando recordé eso de más vale cerrar la boca y parecer tonto que abrirla y despejar dudas.

  5. Este lo tenías colgado en algún sitio ¿no? porque ya lo había leído. Pienso que merece una revisión.Tienes la habilidad de hablar de temas que me sacan de quicio.

    Aurorita me has hecho reír con tu comentario.

    • Gracias Elena. Este “superpoder” de dar con los temas que te sacan de quicio no se si es bueno !

      Si, es un cuento mio muy viejo. Me alegra irme enterando de que hay mas gente de la que pensaba que lo ha leido ya.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: