Posteado por: charradetas | diciembre 20, 2010

Oro, incienso y … mirra

José salió del establo, no podía dormir con los llantos de su hijo recién nacido dos noches atrás.

La noche era fría en Belén. Agradeció a los dioses que una generosa familia les hubiera ofrecido su establo al ver el avanzado estado de María. Menos mal. A las pocas horas nació su primer hijo, al que llamarían Jesús.

Fuera, el silencio. La oscuridad se rendía en los últimos dias a una gran estrella que brillaba en el cielo. Era la comidilla de todos los habitantes de los pueblos por los que habían ido pasando. José la miró una vez más, preguntándose, como todo el mundo, que sería aquello que les vigilaba desde lo alto.

Un lejano ruido iba creciendo por el camino que les había llevado hasta esa casa. A los pocos minutos una caravana se acercó y paró ante su puerta. Seis grandes camellos llegaban con sus jinetes cargados de los típicos útiles que se llevan en un largo viaje. Tres de ellos iban elegantemente vestidos y otros tres eran claramente lacayos, acompañantes, sirvientes de los primeros.

Uno de los sirvientes preguntó a José :
– Eres tú José de Arimatea ?
– Si, yo soy
– Es tu mujer María y has tenido un hijo ?
– Efectivamente, por qué lo preguntais ? – José se asustó, estas cosas nunca pueden ser buenas, quizas fueran recaudadores de impuestos.
Uno de los 3 distinguidos, dijo :
– Por fin. José, somos Melchor, Gaspar y Baltasar, 3 reyes de oriente y según la profecía hemos seguido la gran estrella buscando al nuevo Dios de los judios. Venimos a adorarle y a traerle unos presentes.
– Yo soy el nuevo rey de los judios ?
– Tú no. Tu hijo Jesús.
– Cómo sabeis que lo vamos a llamar así ? Dudamos hasta ayer si llamarlo Onofre.
– Jesús está bien, no lo hagas complicado. No prefieres llamarle Jehová ? – Dijo Melchor
– No. Será Jesús. Pasad, pasad al establo. MARIAAAAAAA ! arreglate que hay aquí unos señores que quieren ver al niño !
(María)
– Ahora no, que le estoy dando pecho !

Esperaron un poco mientras acababa y con el barullo bajaron los dueños de la casa adjunta al establo y más gente del pueblo se unió a la novedosa actividad que por una vez se producía en la pequeña aldea.

Los reyes entraron en el establo y se quedaron mirando al niño, aun deforme y morado ya que había nacido sólo hace unas horas. El hedor era considerable, propio de un establo no muy adecentado.

Los reyes intentaron sonreir. Gaspar le dijo a Melchor por lo bajo : – Caramba, que feo es el rey de los judios –

Las vacas y mulas se despertaron y se removían de sus sitios, lo cual aumentó la intensidad del olor.

– Te hemos traido unos presentes – Melchor abrió una bolsita con unas pepitas de oro y las posó al lado de la silla que hacía las veces de cuna.
– Yo te he traido oro de las minas de Jordania.
– Ooooohhhh, – un murmullo recorrió el establo, ya que varios curiosos se acercaron. José y María miraron con ojos brillantes. No entendían nada, pero podría sacarles de sus apuros.

Gaspar miró a José, miró el establo, miró a los presentes. Metió la mano en su saca. Rebuscó y sacó otra bolsita.

– Yo te traigo incienso egipcio, para que os ayude e inspire al rezo – Y lo depositó junto al oro. María y José seguian sonriendo y mirando al oro. –

Podemos encender parte de él para que refuerce este gran evento para nuestra historia. – Gaspar lo iba a encender.
– Un momento – dijo Baltasar. – Rebuscó en el fondo de su zamarra y saco una bolsita. – Yo he traído mirra de Abisinia –
María y José se miraron. Los presentes se miraron unos a otros con cara de duda. Uno del pueblo preguntó por detrás : – ¿ Que cojones es la mirra ? – Melchor y Gaspar miraron a Baltasar con cara de asombro.
Nadie decía nada.
Baltasar era un gran rey negro con una sonrisa de esas que parece que el mundo es maravilloso.
– Ahora veréis – dijo. Se acercó, echó la mirra aceitosa sobre el incienso y lo quemó. El aire cogió un fuerte aroma muy agradable, sobre todo porque enmascaraba el anterior.

El dia siguiente los tres reyes estaban de regreso hacia sus paises junto a sus ayudantes.

– Joder Gaspar que cabrón eres ! – Mira que darle incienso … Pero tú no llevabas especias ?
– Claro, pero viendo el percal me eché atrás. Ese no es el rey de los judios ni de coña. Tú te crees que iba a nacer en ese porquerizo ? Y llamándose Jesús ?. Además mi incienso les vendrá bien para soportar el olor.
– Y tú, Baltasar ? Tus brillantes … que ?
– Si hombre, viendo la jugada de Gaspar iba yo a hacer el idiota !. Menos mal que encontré una muestra del aceite que me ofrecieron para embalsamar a uno de mis asesores y que sabía que quemándolo olía bien.
– Y lo llamaste mirra. Como a tu camello.
Baltasar enseñó de nuevo los dientes con una sonrisa.
– Fué lo primero que se me ocurrió, no le iba a dar los brillantes !

Melchor se quedó con cara de idiota.

…..

José y su familia se aposentaron en Jerusalen, comprando una lujosa casa nueva con el oro.

Jesús fué a un colegio romano, pero como era un niño indisciplinado, acabó rebelándose con su grupo de amigos y a los 33 años fué condenado y murió en la cruz.

Sus 12 amigos aprovecharon el tirón y con el tiempo crearon una nueva religión.

Fin

Relato navideño, por iniciativa de Anne Fatosme.

Aqui tenéis la lista de relatos de otros blogueros

Anuncios

Responses

  1. Jajajjaaaaaaaa!!! ¡Que buenoooo! Mucho más real que lo que nos contaron….
    Felices Fiestas!!!!

  2. charradetas, echas por tierra la idealización del Belén! Has retratado muy bien los olores de establo y la estupefacción de los reyes magos al comprobar donde los habían mandado. En cuanto a Jesús no cabe la menor duda que fue un rebelde, igual que tú querido charradetas! Me he reído mucho!
    Un abrazo y Feliz Navidad!
    PS. esta experiencia está siendo de lo más divertida!

    • Esta divertido esto Anne, tendremos que repetirlo un par de veces al año 😉

      Me alegro si te has reido un poquito.

  3. […] https://charradetas.wordpress.com/2010/12/20/oro-incienso-y-mirra/ Esta entrada fue escrita por annefatosme, publicada en 15 diciembre 2010 a las 09:46, archivada bajo Arte, Cuentos, Fotografía, Narrativa, Relatosy etiquetadofotografía Morfi Jiménez Mercado, Morfi Jiménez Mercado, Relato de navidad. Agrega el favorito al enlace permanente. Sigue los comentarios aquí con el feed para esta entrada. Envía un comentario o deja una ruta: Trackback URL. « Pesadilla. ¡FELIZ NAVIDAD! » Like7 bloggers like this post. […]

  4. ¡Muy requete buena tu historia! Me he reído de lo lindo. Quizá pueda ser la continuación a la de mi particular belén.
    Estupenda idea la de Anne que nos va engarzando unos a otros.
    Un abrazo.

    • No, piper, el tuyo es claramente posterior, aqui aun no habia funcionarios !

  5. Muy bueno, supongo que está basado en una historia real, por las matizaciones finales… jejeje.

    • Por supuesto Nacho, todo hechos reales como la vida misma !

  6. Gracias a tod@s, casi no me habeis dao tiempo de poner el resto de enlaces ! Que gustico.

    Relatos navideños, solo hay uno malo, jajaja :

    http://noentiendonada.wordpress.com/2010/12/17/yinguelbels/

    http://eduardblanco.wordpress.com/2010/12/13/3590/

    http://senddero.wordpress.com/2010/12/14/galletas-de-navidad/

    http://conchahuerta.wordpress.com/2010/12/16/mi-regalo-de-navidad/

    http://ernesto51.wordpress.com/2010/12/16/navidad-a-dos-voces/

    http://pipermenta.wordpress.com/2010/12/16/fantasia-de-navidad/

    http://chrieseli.wordpress.com/2010/12/17/cena-para-una-noche-buena/

    http://annefatosme.wordpress.com/2010/12/15/noche-no-tan-buena/

    http://zambullida.wordpress.com/2010/12/18/destino/

    http://jofz.blogspot.com/

  7. […] Charradetas: Oro, incienso y… mirra […]

  8. Jeje, ya decía yo que en la historia original había algo raro, por suerte supieste poner las cosas en su lugar. Yo tampoco sabía que era la dichosa mirra 😆
    Salut y feliz Navidad

    • Pues si micromios, la idea del relato partió de la dichosa mirra. Nunca supe lo que era ni para que se lo regalaban.

  9. Jajajajajaja muy bueno

  10. Me encanta este belén rebelde que presentas. Muy irónico. Un saludo y felices fiestas. Te enlazo en mi post sobre la navidad.

    • Ironicoooo ? Mas bien realista, jejeje.

      Felices fiestas

  11. […] CHARRADETAS: ORO, INCIENSO Y MIRRA […]

  12. […] Charradetas: Oro, incienso y… mirra […]

  13. ¡Qué gran evangelista ganaremos para la causa cuando por fin veas la luz! 😛

    ¡Enhorabuena!

    • Ya he visto la luz, creo que esto no tiene vuelta atrás. Tal vez algún dia os vengais al lado oscuro 😉

      • Apostillo lo dicho por Adolfo. Con lo gran orador que eres, qué pobres tus discursos… 😉

        No te lo tomes a mal, eh? Que eso también le pasa a García Marquez. Me impresiona lo bien que escribe y sin embargo sus historias… uff.

        Siempre desde el cariño.

      • Ya sabia yo que la temática no te iba a gustar mucho 😦
        Mi idea era centrarme en la mirra y no meterme mucho con los personajes, pero se me ha ido “escapando” solo … Me puede el instinto.

        Yo tampoco aguanto mucho rato leyendo a G. Marquez (sacrilegio!), escribe demasiado bien. Si un dia consigo escribir una linea como él me dedicaría a esto.

  14. Buenísimo, me gusta más esta versión que la que nos contaban. Por cierto, ¿la mirra se fumaba? jeje

    Me ha parecido estupendo. Aprovecharé para dar una vuelta por tu casa.

    Un abrazo

    • La mirra no se fumaba Ernesto (no creas que me la he fumado), se usaba como unguento, medio medicinal, también como elemento aromático y en su estado aceitoso se utilizaba para embalsamar cadáveres (por lo que he leido, yo tampoco tenía ni idea).

      Gracias por tu visita y bienvenido, me alegro de que te haya gustado.

  15. No me gustan los cuentos navideños pero este por lo menos hace reír. Qué bien que estuviste allí y nos has podido contar qué ocurrió realmente. Yo no me creía nada. 😉

  16. […] Charradetas: Oro, incienso y… mirra […]

  17. Estupenda crónica oriental navideña!

    Solamente una rectificación: Resulta que los reyes no era tres sino cuatro:

    1 Melchor
    2 Gaspar
    3 Balsaltar y …

    4 Se-Cayó!!!

    (Chiste bíblico malo, pero apropiado para la ocasión…)

  18. Así que se compraron una lujosa casa en Jerusalén?? siempre me pregunté que había pasado con el oro….
    Supongo que Jesús, como buen niño pijo, se gastaría toda la fortuna en drogas (de ahí tantas alucinaciones), sin contar el apartamento y las joyas para Magdalena, y claro, así terminó….
    jeje…..

  19. Ves Elena, como la navidad aun nos puede divertir ? 😉

    Joer Maradanx, vaya chiste mas malo !

    Lo del oro no quedó muy claro, creo que hubo temas de corrupción con la carpintería, jejeje. Y Jesus claro asi se dedicó a vaguear (se le conoce oficio?).

  20. …y ahora te deseo un MUY FELIZ AÑO NUEVO, aliñado a tu gusto…con bastante
    morbo!
    Besos.

  21. Gran felicitación ! Un poco de morbo le va bien a cualquiera en esta vida.

    Feliz año Anne (con o sin morbo, a tu gusto) y a todos los que han paseado por charradetas !


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: