Posteado por: charradetas | junio 22, 2007

Fauna de Autobús

Viajaba yo medio adormilado en el autobús, el recorrido era largo, una media hora de punta a punta de la ciudad.

Estaba de pie, intentando coger la barra por donde no estuviera demasiado caliente del sudor de otras manos. Una chica se levantó en mi asiento mas cercano, pero
antes de que pudiera pensar incluso en sentarme, se abalanzó una gruesa mujer que estaba a un metro de nosotros.

La miré con desprecio, como queriendo hacerle ver que su mala educación le podía causar problemas si yo fuera uno de esos tipos que se enojan por cualquier cosa. O si hubiera llevado un bate de béisbol.

No pareció inmutarse, ni siquiera se dió cuenta. Cogió su móvil de última generación y marcó un número. Se puso a hablar con una voz que seguramente escucharía el conductor al otro extremo del bus.

Me detuve a observarla, como quien mira a un animal en el zoo : Lo primero que miré son sus zapatos. De esos de señora mayor, que dejan ver unos dedos de los pies amontonados, gordos como salchichas y adornados con una pintura rojo chorizo en las uñas.

Los de las manos eran similares, pero aparte del rojo las adornaban varias pulseras, cadenas y reloj, todo ello de oro excepto una pulsera con imágenes de santos. Rubia de bote, con pelo muy claro y con un peinado de esos de señora mayor. Su cara era de mal genio, con papada, demasiado pintada y con las cejas que parecían dibujadas a rotulador negro sobre sus ojos. Su bolso y sus gafas eran de esos de señora mayor. La piel acartonada y con manchas en brazos y en el cuello delataban que había pasado muchas horas de su vida al sol. Los pantalones piratas, aunque de moda, no le favorecían demasiado, ya que tenía unos tobillos que yo no podría abarcar con las dos manos. Por un momento me la imaginé pintándose las uñas de los pies, con algodones entre los dedos y mi rostro se retorció como si estuviera oliendo un huevo podrido. Ella pensaría que estaba “monísima”.

Llevaba 20 minutos de reloj y seguía hablando. Criticaba con autoridad a una mujer. Luego a su marido. Luego a una dependienta. Seguramente ella pensaba que era una mujer de fuerte carácter, confundiéndolo con la realidad, que era que tenia “mala hostia”. Luego habló de cosas sin trascendencia, con todo el autobús mirándola y cansados de escuchar la cotidianidad de su aburrida vida.

Avda. de Madrid. Al parecer llegaba su parada. Se incorporó a duras penas mientras con una mano pulsaba con fuerza el botón de parada (a pesar de que ya estaba pulsado) y con la otra seguía con el móvil.

Al bajar el pequeño escalón, el bus dió un giro y la mujer se trastabilló y cayó al suelo. Fué poco a poco, no pudo aguantar el equilibrio. Al caer se intentó agarrar a mi, pero
un acto reflejo me hizo apartarme, seguramente porque mi instinto cuidaba por mi vida ante tal mole que se venía encima. Juro que no me aparté con mala intención.

El móvil cayó y la batería se separó del terminal. Por fin silencio.

La mujer se quedó en el suelo, encajonada entre las filas de asientos, con un brazo aun agarrado a la barra. Ponía cara de impotencia y jadeaba un lastimero “Ay, ay …”.

Durante un par de segundos la gente se quedó mirando el grotesco espectáculo.

Yo recogí el móvil mientras dos personas la ayudaban a levantarse preguntándole si se encontraba bien. Al incorporarse se oyó un sonoro pedo que dejó a todos todavía más perplejos. Las sonrisas surgían cómplices.

Ella, avergonzada, me cogió el móvil y sin darme las gracias bajó corriendo puesto que llegaba su parada. Esta claro que no se había hecho daño.

Los presentes nos quedamos mirando a la mujer mientras el bus arrancaba de nuevo. Alguien empezó a reírse. A los pocos segundos todos estábamos a carcajada limpia, en clara epidemia contagiosa. Algunos incluso llorábamos. El autobús dejó de ser el sitio frio en el que unos desconocidos comparten un trocito de sus vidas sin decir palabra y siempre malhumorados.

Delicias. Me bajé del bus, aun riéndome de la pobre mujer repelente. Si no fuera por estas pequeñas cosas la vida seria un aburrimiento. Ah, el pedo era mío, se me escapó al agacharme a por el móvil.

Anuncios

Responses

  1. Joder! habrá que pillar ese autobús. Yo en ese tipo de situaciones no puedo evitar reirme, independientemente de si ha sido poca cosa o no…Pedorro! eso de que Ella pensaría que estaba “monísima”, me ha llegado al alma 😉

  2. Me he reido un montón, gracias por el buen rato que he pasado, jejeje.Con lo que yo voy en bus, y jamás he visto algo así…

  3. Quien coge el autobús cada dia siempre encuentra algo con lo que distraerse para evitar la monotonia del trayecto.
    Aun estoy pensando en como se debía pintar las uñas
    Salut

  4. Puede pintarlas como quiera, pero ROJO CHORIZO es lo mas fiero que existe, jejeje

  5. Divertido relato. Por tu nombre, por Av. Madrid o Delicias, por la fotografía del BUS que me suena a un familiar paseo … intentaré ser un poco más discreta la próxima vez que suba a un autobús. ¿No iba monísima entonces?. Un saludo.

  6. Jajajaja, tengo que utilizar de nuevo el transporte público

  7. letrasdeagua, lamento decirte (desde el cariño y el respeto) que no ibas monísima.

    El recorrido es delicias a Pza Aragon. El 38 es la linea con mayor concentración humana de 8 a 9. Un asquito 😉

    Como siempre me ha recordado Carlos y como decia Homer “El transporte público es de fracasados”. Y mas en Tailandia.

  8. Bien. Si es desde el respeto-cariño no me ofendo. Confirmado queda que debo esforzarme en mejorar mi imagen. Pero conste que has confesado públicamente que la banda sonora final fue obra tuya.

    PD. ¿Concentración humana en el 38? ¡No querido! Nos han puesto autobuses dobles en el 35 por algo. Terrible concluir que además de tener un gusto espantoso y hacer gala de mis peores modales en público ¡soy una fracasada por usar el BUS!

    Te sigo leyendo. Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: